22 mar

EL GOLPE DE CALOR: PREVENCIÓN Y CUIDADOS

GOLPECALOR

El golpe de calor es el nombre común de la hipertermia, una subida del calor corporal hasta un punto en que hay riesgo de daños y mal funcionamiento de los procesos fisiológicos. Sus efectos pueden ser temporales o irreversibles, y pueden llegar a provocar la muerte.

En apenas 10 MINUTOS, un animal puede morir dentro de un coche. En ocasiones, ni una respuesta rápida consigue evitar los problemas vasculares, las hemorragias o el edema cerebral.

Existen varios factores de riesgo que pueden desencadenar el golpe de calor, que tienen que ver con el entorno: alta temperatura; humedad ambiental elevada; carencia de sombra; poca agua o no renovada convenientemente; espacio reducido y mal ventilado (coches, habitaciones, balcones, bodegas de barco, transportines…), y con el animal: que sea muy mayor (o joven); que padezca alguna enfermedad; braquicefalia; obesidad; mala digestión, color oscuro de la capa (absorbe más el calor); ejercicio en las horas de más calor; que el animal esté nervioso.
Los síntomas de una hipertermia son: astenia. temblores musculares, coloración azulada de piel, apatía, respiración muy rápida o costosa, taquicardia, alteración del color de las encías, de la salivación, tambaleo.

-¿Qué hacer ante un golpe de calor?

No se le debe bajar la temperatura corporal de golpe, porque se le podría provocar una hipertermia. La temperatura debe bajar paulatinamente y el animal debe rehidratarse y recuperar el azúcar y las sales que ha perdido.
Si puede TRANSLADARLO DE INMEDIATO a una clínica veterinaria, subirlo al coche y durante el trayecto: humedecer el cuello y la cabeza mediante paños mojados en agua no tibia o pulverizarlo con agua. NUNCA cubrirlo con toallas húmedas; poner un cubito de hielo sobre el puente de la nariz, las ingles y las axilas; humedecerle la boca, sin forzarlo a beber.
Si no puede trasladarlo de inmediato a una clínica veterinaria: LLEVARLO A UN LUGAR FRESCO, seguir los consejos indicados en el punto anterior, y además: sumergirlo en agua a unos 20º o mojarlo con agua a esa temperatura, hasta que se normalice su respiración; cuando la respiración se normalice, mantenlo sobre una toalla húmeda.
Llévalo al veterinario LO ANTES POSIBLE, y explícale todo lo que hayas hecho. Es IMPRESCINDIBLE que un veterinario lo tenga en observación para ver cómo evoluciona, y prescriba la medicación que el animal necesite para recuperarse.

-¿Cómo prevenirlo?

Para evitar un golpe de calor, el animal ha de tener siempre disponible agua limpia y fresca, tener un espacio amplio y bien ventilado, con zona de sombra amplia; darle de comer a primera o última hora del día; sacarlo a pasear a primera y última hora del día, y a mediodía lo mínimo para que haga alguna necesidad; evitar que haga ejercicio; no perderlo de vista.
Si te lo llevas de viaje y el coche no tiene aire acondicionado, llévate hielo, un par de toallas y agua. En las paradas, si lo notas acalorado, moja bien la toalla y deja que se tumbe encima. Puedes también de vez en cuando frotarle las almohadillas y el puente de la nariz con un cubito de hielo.

Y sobre todo, NO LO DEJES NUNCA DENTRO DE UN VEHÍCULO APARCADO.

Comparte y difunde... Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+