14 mar

Oruga Procesionaria

1897729_667954663270478_887869013_n

Se acerca la primavera y con ella uno de los mayores peligros para nuestros perros.

Si levantamos la vista podremos comprobar que los pinos parecen plagados de bolas blancas que coronan las copas en las puntas de casi todas las ramas, son nidos de orugas, la tan temida procesionaria, es una de las mayores plagas que acechan a nuestros pinos y para la que existen muy pocas soluciones, para nuestros perros esta plaga es muy peligrosa, pudiendo llegar a ser mortal en según qué casos. Cachorrito que todo lo curiosea, todo lo tiene que olisquear y metérselo en la boca, pero, el simple contacto con una zona por donde han pasado o donde se haya caído un nido y queden pelillos de las orugas, puede provocar una nefasta reacción en nuestro perro. Esto es debido a que los pelos de las fases larvarias de la procesionaria del pino contienen un veneno, la thaumatopina, el cual les confiere capacidad urticante necesario para su propia supervivencia, pero lo que para ellas es garantía de vida, para nuestro perro es muy dañino .

Los perros se afectan por contacto directo con los pelos son como dardos, aguijones que contienen capsulas de veneno-, no mediante una picadura creencia generalizada- estos necesitan clavarse sobre la piel limpia (sin pelos) para liberar el veneno. La zona generalmente más afectada en los perros es la boca, sobre todo la lengua, porque suelen lamer las orugas, puede darse también el caso que se la llegue a tragar, con lo cual la zona afectada es más amplia, laringe, faringe e incluso el estómago y el daño mayor, también puede ocurrir que los pelillos se claven en los ojos o fosas nasales si son arrastrados por el viento- entre las almohadillas, con lo que la reacción se puede dar en varios sitios, debemos estar vigilantes.
Si nuestro perro ha sido afectado por la procesionaria los síntomas que observaremos en nuestro perro son:
– Hipersalivación (babeo).
– Excitación exagerada.
– Prurito facial (el perro se rasca la cara).
– Lengua inflamada (pudiendo llegar a inflamarse toda la cabeza).
– Vómitos.
– Inflamación edematosa de labios.
– La lengua cambia de color y se agrieta.

Si se ha producido contacto con la lengua o con cualquier otra parte de la mucosa oral, la zona afectada puede presentar un aspecto verdoso al principio, excesiva producción de saliva y luego, poco a poco va adquiriendo un tono negruzco hasta que al final se cae el trozo de lengua (necrosis). Si el veneno consigue llegar a la laringe, es cuando existe peligro inminente ya que el animal puede morir por asfixia. Y también hay riesgo alto de shock anafiláctico en animales particularmente sensibles o que hayan sufrido envenenamientos sucesivos, que puede derivar en la muerte del animal.
Debemos pues evitar el pasear con nuestros perros por zonas afectadas por la procesionaria, la manera de identificarlas es observar las ramas de los pinos para poder ver las bolsas blancas (pueden llegar a contener 300 orugas), en el suelo observaremos las características filas de orugas (de las que reciben el nombre de procesionaria).
Observando cuidadosamente a nuestras mascotas si estamos en zonas de afectación, ya que estas pueden ser transportadas por el aire a zonas alejadas de los nidos, no debemos estar tranquilos porque nuestro jardín no tenga pinos, aun así, las terribles procesionarias pueden llegar hasta nuestro fiel amigo de cuatro patas
MUY IMPORTANTE
Si nuestro perro se ve afectado por el contacto con una oruga procesionaria:
Nada más darnos cuenta de la intoxicación, se lavara la zona con agua templada y jabón, ya que el calor destruye la thaumatopina (veneno de la oruga) para, INMEDIATAMENTE, acudir al veterinario para que inicie el tratamiento necesario para su pronta recuperación. El tratamiento generalmente estará compuesto de aplicaciones de pomadas o soluciones con corticoides y antihistamínicos localmente y por inyección. Vigilancia, auscultación y tratamiento local de la lengua para eliminar los restos necróticos y el dolor lo más rápido posible. Se puede producir la perdida de porciones de la lengua, pero no debemos preocuparnos, nuestro perro, pronto aprenderá a sobrevivir sin esa parte de la lengua, realizando a continuación una vida normal, tanto en la comida como en la bebida.
Será conveniente, una vez iniciado el tratamiento veterinario, la aplicación regular de hielo en la zona afectada, con ello Oruga Procesionaria

Se acerca la primavera y con ella uno de los mayores peligros para nuestros perros

Si levantamos la vista podremos comprobar que los pinos parecen plagados de bolas blancas que coronan las copas en las puntas de casi todas las ramas, son nidos de orugas, la tan temida procesionaria, es una de las mayores plagas que acechan a nuestros pinos y para la que existen muy pocas soluciones, para nuestros perros esta plaga es muy peligrosa, pudiendo llegar a ser mortal en según qué casos. Cachorrito que todo lo curiosea, todo lo tiene que olisquear y metérselo en la boca, pero, el simple contacto con una zona por donde han pasado o donde se haya caído un nido y queden pelillos de las orugas, puede provocar una nefasta reacción en nuestro perro. Esto es debido a que los pelos de las fases larvarias de la procesionaria del pino contienen un veneno, la thaumatopina, el cual les confiere capacidad urticante necesario para su propia supervivencia, pero lo que para ellas es garantía de vida, para nuestro perro es muy dañino .

Los perros se afectan por contacto directo con los pelos son como dardos, aguijones que contienen capsulas de veneno-, no mediante una picadura creencia generalizada- estos necesitan clavarse sobre la piel limpia (sin pelos) para liberar el veneno. La zona generalmente más afectada en los perros es la boca, sobre todo la lengua, porque suelen lamer las orugas, puede darse también el caso que se la llegue a tragar, con lo cual la zona afectada es más amplia, laringe, faringe e incluso el estómago y el daño mayor, también puede ocurrir que los pelillos se claven en los ojos o fosas nasales si son arrastrados por el viento- entre las almohadillas, con lo que la reacción se puede dar en varios sitios, debemos estar vigilantes.
Si nuestro perro ha sido afectado por la procesionaria los síntomas que observaremos en nuestro perro son:
– Hipersalivación (babeo).
– Excitación exagerada.
– Prurito facial (el perro se rasca la cara).
– Lengua inflamada (pudiendo llegar a inflamarse toda la cabeza).
– Vómitos.
– Inflamación edematosa de labios.
– La lengua cambia de color y se agrieta.

Si se ha producido contacto con la lengua o con cualquier otra parte de la mucosa oral, la zona afectada puede presentar un aspecto verdoso al principio, excesiva producción de saliva y luego, poco a poco va adquiriendo un tono negruzco hasta que al final se cae el trozo de lengua (necrosis). Si el veneno consigue llegar a la laringe, es cuando existe peligro inminente ya que el animal puede morir por asfixia. Y también hay riesgo alto de shock anafiláctico en animales particularmente sensibles o que hayan sufrido envenenamientos sucesivos, que puede derivar en la muerte del animal.
Debemos pues evitar el pasear con nuestros perros por zonas afectadas por la procesionaria, la manera de identificarlas es observar las ramas de los pinos para poder ver las bolsas blancas (pueden llegar a contener 300 orugas), en el suelo observaremos las características filas de orugas (de las que reciben el nombre de procesionaria).
Observando cuidadosamente a nuestras mascotas si estamos en zonas de afectación, ya que estas pueden ser transportadas por el aire a zonas alejadas de los nidos, no debemos estar tranquilos porque nuestro jardín no tenga pinos, aun así, las terribles procesionarias pueden llegar hasta nuestro fiel amigo de cuatro patas.
MUY IMPORTANTE
Si nuestro perro se ve afectado por el contacto con una oruga procesionaria,
Nada más darnos cuenta de la intoxicación, se lavara la zona con agua templada y jabón, ya que el calor destruye la thaumatopina (veneno de la oruga) para, INMEDIATAMENTE, acudir al veterinario para que inicie el tratamiento necesario para su pronta recuperación. El tratamiento generalmente estará compuesto de aplicaciones de pomadas o soluciones con corticoides y antihistamínicos localmente y por inyección. Vigilancia, auscultación y tratamiento local de la lengua para eliminar los restos necróticos y el dolor lo más rápido posible. Se puede producir la perdida de porciones de la lengua, pero no debemos preocuparnos, nuestro perro, pronto aprenderá a sobrevivir sin esa parte de la lengua, realizando a continuación una vida normal, tanto en la comida como en la bebida.
Será conveniente, una vez iniciado el tratamiento veterinario, la aplicación regular de hielo en la zona afectada, con ello conseguiremos reducir el porcentaje de tejido a perder.

Comparte y difunde... Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+